LA MEJORA DEL SISTEMA HVAC INTERIOR PUEDE AYUDAR A PREVENIR LOS VIRUS RESPIRATORIOS AEROTRANSPORTADOS

En un debate científico, la OMS ha reconocido que en el caso de la COVID-19 no se puede descartar la transmisión aérea en lugares concurridos, cerrados o mal ventilados. Los científicos de todo el mundo están buscando más pruebas, ya que puede llegar a afectar a muchas directrices en un entorno interior abarrotado. Anteriormente, la OMS ha reconocido los estudios y las pruebas que detallan la transmisión de la COVID-19 de personas infectadas a otras que están en estrecho contacto a través de gotitas respiratorias, ya sea por contacto directo con la persona infectada o por contacto cercano con objetos y superficies contaminadas.

Esta infografía compartida por la BBC explica la diferencia entre la transmisión por gotitas y por aire. Las gotitas respiratorias son muy pequeñas, a menudo invisibles para el ojohumano, con un tamaño de partícula que va de menos de 0,5 a 15 micras, y hay medidas estándar para ayudar a mitigar estas gotitas dentro de los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado en interiores. Antes de actuar y empezar a hacer cambios en su sistema de HVAC es importante entender el tamaño del virus COVID-19. Algunas de estas gotitas son demasiado pesadas para permanecer en el aire y se depositarán sobre el suelo o las superficies cercanas. Los fómites o materiales que pueden ser el vehículo para el patógeno, recogen las gotitas contaminadas con COVID-19 y un huésped susceptible que toque una superficie de este tipo se infectará.

Los científicos han observado que el 95% de las partículas presentes en el aire son a menudo más pequeñas que 100 μm (μm = micras), entre ellas hay partículas submicrónicas que son más pequeñas que 1 micra. Las gotas en el rango de 0,5-20,0 μm que permanecen en el aire tienen más probabilidades de ser retenidas en el tracto respiratorio y producir las infecciones. Debido al tamaño del virus (diámetro de 0,015 µm a 0,4 µm), se les asigna la misma categoría de contaminantes que se definen como PM1. 

El tamaño de la partícula que debe ser filtrada en el ambiente interior define la elección de la eficacia necesaria para una correcta filtración del aire. Por ejemplo, el polen o las bacterias parecen gigantescas en tamaño cuando se comparan con la COVID-19, por lo que la protección que es lo suficientemente buena para las alergias estacionales, puede no ser suficiente para luchar contra patógenos dañinos como la COVID-19. Compararlo más con el cabello humano que tiene de 60 a 120 micras de diámetro dará una idea de lo pequeño que es el virus.

¿Qué se puede hacer?

La mejora del sistema de ventilación, la gestión del flujo de aire y la filtración del aire es la clave para reducir la propagación de la COVID-19 en el ambiente interior. 

1. Aumentar el caudal de suministro de aire exterior

  • Suministrar aire exterior limpio
  • Aumentar las tasas de ventilación del aire exterior 
  • Minimizar la recirculación del aire

Cuando sea posible, determinar si el caudal de aire exterior puede aumentarse y reducir el aire de recirculación. Realizar modificaciones en el sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado, como la instalación de un sistema de control del caudal de aire que permita maximizar el suministro de aire fresco y minimizar la recirculación del aire. Si necesita recircular el aire, mejore los filtros de alta eficacia que son capaces de capturar partículas de un tamaño inferior a 1 micra (ISO ePM1 80% y superior). Junto con esto, asegúrese de que el motor de su ventilador interior en el HVAC tiene suficiente potencia para manejar la actualización.

 

2. Utilizar filtros de aire con clasificación ISO ePM1 

  • Filtración de aire de alta eficacia, sujeto a las limitaciones de la capacidad del ventilador
  • Purificadores de aire portátiles 
  • Seguimiento del protocolo de mantenimiento regular
  • Control de humedad 

El filtro de aire de alta eficacia puede atrapar las partículas responsables de la propagación del virus e inactivarlas mientras se capturan en la membrana del filtro. La mejora del filtro de alta eficacia depende del nivel de contaminación del aire. Un filtro de mayor calidad puede requerir un prefiltro para asegurar una vida útil razonable y los ventiladores deben ser capaces de controlar el aumento de la pérdida de carga en el paso del filtro.

Camfil recomienda una clase de filtro ISO ePM1 de acuerdo con la norma ISO 16890 (ePM1 80% o superior) para los sistemas HVAC con unidades de tratamiento de aire (UTA); sin embargo, debido a la mayor resistencia al flujo de aire y a las restricciones de espacio, esto puede no ser práctico para todos los sistemas comerciales. Considere la posibilidad de utilizar purificadores de aire para mejorar la filtración de aire en caso de que el sistema de ventilación sea inferior al estándar. También es una forma de mejorar rápidamente la calidad del aire de un sistema que ya funciona bien cuando hay un mayor riesgo que exige una protección aún mayor. Un experto en filtración de aire puede hacer el análisis adecuado y sugerir la solución basada en el acondicionamiento interior y el sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado existente para reducir al mínimo el impacto de patógenos nocivos como el COVID-19.

La eficacia de los filtros de aire de alto rendimiento (filtros HEPA) se mide en MPPS (tamaño de partícula más penetrante), lo que significa que es la menor eficacia del filtro. Para partículas más pequeñas o más grandes ese filtro funcionará aún mejor. MPPS es típicamente entre 0,1-0,2 micras de tamaño. Las bacterias y los virus son a menudo más pequeños que eso, pero suelen adherirse a partículas más grandes. También es importante entender que los filtros de aire no matan activamente a los organismos vivos; los capturan y los mantienen dentro de la matriz del filtro. Una vez que el virus es capturado, permanecerá en el filtro de aire y eventualmente se secará y morirá (quedará inactivo).

Los estudios sobre la COVID-19 indican que el virus no sobrevive más de 3 días en superficies abiertas. Los siguientes diagramas explicarán la eficacia del filtro de aire seleccionado en la lucha contra las partículas submicrónicas como las emisiones de los vehículos, las bacterias, los virus y otros contaminantes dañinos. 

En comparación con otras clases de filtros, los filtros de aire de clase H13 capturan el 99,95% de los contaminantes clasificados como partículas submicrónicas como el virus COVID-19. Junto con la actualización a una clase de filtro más eficaz, asegúrese de que el proveedor que eligió pueda proporcionar los informes de rendimiento del filtro. También, contar con los purificadores de aire para reducir la carga viral.

La alta humedad relativa reduce la propagación del virus de la gripe. Se ha demostrado científicamente que un nivel de humedad interior de entre 40-60% combate la transmisión aérea del virus de la gripe. Este nivel de humedad ideal acorta el tiempo en que el virus de la gripe sigue siendo infeccioso.

En caso de transmisión por gotitas y/o por aire, es imprescindible contar con un sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado mejorado con filtros de alta eficacia para reducir al mínimo el impacto de los patógenos nocivos en el ambiente interior. Si la transmisión es a través del aire, es crucial optimizar el flujo de aire en el sistema HVAC siempre que sea posible. Para analizar sus necesidades de filtración de aire y evaluar la situación de la calidad del aire interior con el experto de Camfil, localice la oficina más cercana y póngase en contacto con nuestro especialista.

Recursos utilizados:

¿Los sistemas HVAC ayudan a prevenir la transmisión de la COVID-19? 

La OMS se replantea cómo se propaga la COVID-19 por el aire - BBC

Una humedad alta lleva a la pérdida del virus de la gripe infecciosa - The Journal

Transmisión de la COVID-19 por gotitas y aerosoles; The Journal