filtros de aire hepa...¿por qué definen los estándares de la industria?

La filtración es una operación física, biológica o química que separa la materia sólida (y a veces fluidos) de una mezcla mediante una media filtrante que tiene una estructura compleja a través de la cual sólo ciertos elementos del aire (o fluido) pueden pasar.
Existe una amplia colección de diferentes tipos de filtros para atender una serie de aplicaciones, desde la industria nuclear hasta fabricantes de productos farmacéuticos y semiconductores. Sin embargo, tal vez debido a esta variedad, también hay una gran confusión entre muchas personas que rodean la definición de diferentes tipos de filtros disponibles para el aire limpio.
El término «HEPA», por ejemplo, tiene un historial de uso indebido en términos de comercialización de los consumidores que se ha utilizado cuando se hace referencia a filtros de aspiradora, filtros de agua e incluso filtros de calderas residenciales

Estos tipos de filtros que se comercializan actualmente, no cumplen al cien por cien con las definiciones de la industria, ni poseen la eficacia mínima requerida del 99,97% a 0,3 micras. La conclusión está en el nombre HEPA, que significa "High Efficiency Particulate Air".

El filtro HEPA es un tipo de filtro de aire mecánico; funciona forzando el paso aire a través de una malla fina que atrapa partículas dañinas. Los filtros HEPA no son una innovación reciente. Desarrollados para el Gobierno Federal a principios de la década de los 50, su intención de diseño original era capturar contaminantes asociados con la fabricación de la bomba atómica.

En esa época, a los filtros HEPA se les llamaba Filtros Absolutos ya que el objetivo era tener una eficacia de filtración de partículas absoluta, capturando todas y cada una de las partículas del aire. Después de la Segunda Guerra Mundial, los derechos del filtro Absoluto pasaron a ser propiedad de una empresa que ahora se conoce como Camfil, es decir, nosotros.

Durante algún tiempo, en la década de los 60 el filtro HEPA no tenía viabilidad comercial, pero poco a poco fueron apareciendo los reproductores de audio y la industria de semiconductores.

 

El mundo moderno de hoy día sería muy diferente en términos de tecnología siN los filtros HEPA, ya que habría sido imposible desarrollar la electrónica sensible que hoy podemos encontrar en los aparatos modernos.

 

Pero... la tecnología de salas limpias no termina con la microelectrónica. Otros sectores se han beneficiado posteriormente de los filtros HEPA para salas limpias, incluida la fabricación de productos farmacéuticos. Los filtros HEPA también se utilizan en la contención nuclear, en la industria alimentaria, e incluso para proteger a los trabajadores a la exposición a materiales peligrosos como el amianto.

Normalmente, para las salas limpias los filtros son instalados en el techo. Muchas de estas salas tienen niveles de limpieza en el que sólo pasa 1 partícula por metro cúbico (lo común serían decenas de miles de partículas). En la industria farmaceútica se usan filtros HEPA en el 99,97% de los casos, con una eficacia del 99,99% para un tamaño de partícula de 0,3 micras, la demanda no es tan estricta, pero aún así se utiliza esta tecnología de sala limpia para proteger la integridad de los productos. 

A medida que la tecnología de fabricación de filtros va mejorando, y los requisitos de limpieza de los fabricantes también se van volviendo más exigentes, los fabricantes de filtros han desarrollado filtros HEPA que tienen eficacias extraordinarias al nivel de 99,99995 a 0,12 micras. Imagine este nivel de eficacia de retención de partículas...  

Otra aplicación crítica de los filtros HEPA son los hospitales y centros de salud

Normalmente se instalan en el techo o directamente en los sistemas de HVAC. Estas instalaciones protegen al paciente y al personal de infecciones, y a los visitantes de contagiarse de los organismos aerotransportados. Recientemente, se están instalando en las habitaciones de pacientes con necesidad de cuidados críticos. 

Como resultado, se ha confirmado la reducción de la tasa de mortalidad gracias a estas mejoras en las instalaciones.

Fecundación IN VITRO
La buena calidad del aire puede estar directamente relacionada con la tasa de éxito del procedimiento de FIV.

Según estudios científicos, la contaminación atmosférica por partículas finas (PM 2,5) es uno de los principales factores de riesgo para la salud pública a nivel mundial, y los filtros de aire para partículas de alta eficacia (HEPA) son de gran ayuda a la hora de reducir estas concentraciones.

Los filtros HEPA se fabrican con múltiples configuraciones, y todos tienen el requisito de pruebas de eficacia y certificación para cumplir con la definición. Incluso se fabrican para aplicaciones de alta temperatura, (hasta 2000 grados Fahrenheit o 1093 grados Celsius).

Para más información sobre nuestros filtros HEPA para salas limpias, haga clic aquí.