Energía Eólica

Energía Eólica

Las turbinas eólicas operan en condiciones extremas. Los filtros de entrada de aire deben ser altamente eficientes y robustos para garantizar una larga vida de servicio y minimizar el consumo de energía.

Los filtros de entrada de aire son esenciales para mantener limpios la góndola, el generador, la torre y el equipo eléctrico de una turbina eólica, sobre todo en entornos hostiles y corrosivos que contienen sal, agua y humedad.

Cuando están instalados en alta mar, los equipos deben hacer frente a la entrada de sal y agua, así como al cloruro presente en el agua salada. El riesgo de transferencia de las partículas solubles aumenta el riesgo de corrosión, en especial cuando hay sal presente. Las instalaciones en alta mar también se enfrentan a dificultades logísticas. La filtración debe estar adaptada para soportar altas cargas de agua y ofrecer la máxima duración del servicio. Se recomienda una filtración hidrofóbica multietapa, con desagüe incorporado y de alta eficacia.

Las turbinas instaladas en tierra firme también se enfrentan a los desafíos del polvo, el polen y otros contaminantes que pueden provocar fallos en los equipos y pérdidas de producción. Las soluciones de Camfil están diseñadas para mantener un flujo suficiente de aire limpio y refrigerado, con baja presión para prolongar la vida de la turbina y minimizar los costes de energía.