Contaminación de alimentos y bebidas

Sin una filtración del aire efectiva, los alimentos y bebidas pueden contaminarse debido a la mala calidad del aire.

La mayoría de la gente entiende que la contaminación atmosférica y la mala calidad del aire son problemas importantes, pero a menudo se quedan en conceptos abstractos hasta que les afectan directamente. Sin embargo, la contaminación de alimentos y bebidas es un tema que capta la atención del público, ya que comer y beber son actividades vitales y necesarias en nuestro día a día. Comprender cómo las partículas en suspensión pueden afectar a la calidad de los alimentos y las bebidas es el paso previo para asimilar cómo los sistemas de filtración pueden ofrecer una solución.

“El sector de la alimentación y las bebidas se enfrenta a un importante reto en lo que se refiere a proteger a sus empleados y sus procesos de los contaminantes nocivos del aire”, observó Mark Davidson, director de segmento de alimentos y bebidas. “A diferencia de otros sectores, un brote de E. coli o salmonela en un envío de alimentos puede causar estragos durante meses y años. Puede acabar con la reputación de una empresa y, peor aún, socavar permanentemente la confianza de los consumidores en que esa empresa sea capaz de ofrecer alimentos no contaminados. Por ese motivo, los sistemas de filtración de aire efectivos son esenciales para la supervivencia de las empresas de alimentación y bebidas”.

Cómo se produce la contaminación

La contaminación de alimentos y bebidas puede darse de varias formas distintas durante procesos tales como el embalaje, el muestreo, la producción, el almacenamiento y el transporte.

Sin embargo, según un artículo de la revista Nutritional Outlook, hay tres tipos principales de contaminación que suele afectar a este sector. Se trata de la contaminación cruzada, la contaminación por partículas y la contaminación microbiana.

La contaminación cruzada se produce durante el proceso de producción, cuando en una misma fábrica se produce más de un tipo de alimento y los equipos empleados para procesar esos alimentos no se limpian adecuadamente. Como resultado, la contaminación procedente de uno de los alimentos se transfiere a otro a causa de los equipos que no se han limpiado como es debido.

No obstante, en lo que respecta a la filtración del aire, la contaminación por partículas y microbiana son bastante más relevantes.

La contaminación por partículas se produce cuando las partículas diminutas en suspensión se depositan sobre los alimentos y los envases abiertos de bebidas durante el proceso de producción o el de embalaje.

Este tipo de contaminación casi siempre se debe a la falta de un sistema de filtración de aire efectivo que pueda eliminar la mayoría de las partículas antes de que acaben mezclándose con los alimentos. Pero, además de los filtros de aire, las empresas de alimentos y bebidas deben comprender que la construcción y el diseño de sus instalaciones también puede dificultar o contribuir a la incubación de partículas nocivas.

El tercer tipo de contaminación, la microbiana, hace referencia al crecimiento de bacterias y moho.

Puede producirse por procedimientos de higiene inadecuados por parte de los empleados o debido a la presencia de humedad en las instalaciones, procedente de fugas que pueden empeorar con el tiempo y dar lugar a la aparición de moho. Muchas bacterias y mohos pueden propagarse por el aire y, si no se eliminan eficazmente mediante filtración del aire, pueden convertirse en un problema de responsabilidad.

La importancia de la filtración y del diseño de las instalaciones

Combatir la contaminación de alimentos y bebidas en estas instalaciones suele pasar por implementar una estrategia de filtración del aire, así como optimizar el diseño de la planta.

Los filtros de aire de alta eficiencia en la captura de partículas (HEPA) eliminan el 99,97 % de las partículas de 0,3 micras de diámetro, un tamaño 300 veces inferior que un cabello humano y mucho más pequeño de lo que nuestra vista puede percibir.

Los filtros HEPA son tan efectivos que incluso las directrices de los Centros de Control de Enfermedades (CDC) para el control de infecciones ambientales en centros de salud recomiendan su uso para atrapar esporas microbianas en las habitaciones de los pacientes.

Así pues, son idóneos para eliminar la contaminación microbiana en instalaciones donde se producen alimentos y bebidas. Sin embargo, incluso el mejor sistema de filtración de aire no puede ser totalmente efectivo sin un sistema de ventilación adecuado, que tenga en cuenta la humedad y la temperatura, así como la cantidad de aire limpio que circula por las instalaciones.

Soluciones de aire limpio de Camfil

En Camfil, entendemos los desafíos a los que se enfrenta el sector de la alimentación y las bebidas; por eso hemos diseñado nuestros filtros de forma que sean ultraeficientes y asequibles.

Nuestros filtros de aire poseen tres características clave que son fundamentales a la hora de eliminar las partículas nocivas de sus instalaciones:

  • Eficiencia: los filtros de Camfil no llevan carga electrostática que puede perder rápidamente la capacidad de filtración. En su lugar, están construidos con fibras finas que mantienen su eficiencia durante todo el ciclo de vida del filtro y reducen continuamente los patógenos y las partículas del aire.
  • Baja resistencia: los filtros de Camfil proporcionan un flujo de aire mayor y más continuo, tres veces más extenso que el de otros filtros del mercado. Esto significa que su sistema de climatización no necesita tanta potencia para hacer circular el aire limpio por las instalaciones, lo cual ahorra energía.
  • Gran capacidad: los filtros de Camfil pueden retener el doble de suciedad que los principales filtros de aire del sector, sin reducir la eficiencia nominal ni el flujo de aire. Esta característica ayuda a prolongar la vida útil del filtro y supone menos sustituciones, lo que permite ahorrar dinero en filtros de recambio y en los costes de mano de obra por las instalaciones frecuentes.

Durante más de 50 años, Camfil ha proporcionado soluciones de aire limpio para combatir la contaminación de alimentos y bebidas. Nos comprometemos a ofrecer los mejores productos del sector de la filtración del aire, así como a informar sobre cuestiones importantes que afectan a la calidad del aire.