¿Cuáles son los efectos de la corrosión?

Entre los efectos de la corrosión se incluye el deterioro considerable de los monumentos naturales e históricos. La contaminación atmosférica produce corrosión y está empeorando en todo el mundo.

Una de las consecuencias de la contaminación atmosférica de la que apenas se habla es el efecto de la corrosión sobre los materiales fabricados por el hombre en todo el mundo. A medida que han aumentado los niveles de contaminación atmosférica en los países industrializados, también ha habido un aumento correspondiente en los niveles de corrosión. Pero no solo afecta a los monumentos creados por la mano del hombre; también a objetos más cercanos, como vehículos, barbacoas, muebles de exterior y herramientas caseras.

La corrosión también deteriora infraestructuras importantes como carreteras reforzadas con acero, torres eléctricas, estructuras de aparcamientos y puentes. En definitiva, la corrosión es un tema que merece ser tratado con más detenimiento para entender cómo esta degradación silenciosa afecta a nuestra vida diaria.

¿Qué es la corrosión?

Según EonCoat, la corrosión es el proceso de deterioro de un material a causa de una reacción química en su entorno. La corrosión del metal se produce cuando una superficie expuesta entra en contacto con un gas o un líquido; el proceso se ve acelerado por la exposición a temperaturas cálidas, ácidos y sales. (1)

Aunque la palabra "corrosión" se use para describir el deterioro de los metales, todos los materiales naturales y artificiales son susceptibles de deterioro, y el nivel de contaminación del aire puede acelerar este proceso.

La explicación es que los contaminantes en suspensión, como la materia particulada (PM), se crean a partir de las reacciones químicas entre líquidos y sólidos. Estos mismos líquidos y sólidos, entre ellos la sal y las partículas de hollín, pueden interactuar con las moléculas del interior de los metales y acelerar su deterioro.

De hecho, los expertos en corrosión han determinado que el dióxido de azufre que generan las emisiones de las centrales eléctricas y las emisiones de los vehículos son los principales desencadenantes de la corrosión. (2)

Los niveles altos de dióxido de azufre pueden dañar los árboles y las plantas destruyendo el follaje e impidiendo el crecimiento.

Pero el dióxido de azufre no solo contribuye a degradar el metal y otros materiales; también tiene efectos perjudiciales para la salud. La Agencia de Protección del Medio Ambiente estadounidense (la EPA) ha descubierto que la exposición a corto plazo al dióxido de azufre puede empeorar los síntomas del asma y dificultar la respiración. (3)

Un estudio sobre la corrosión atmosférica arroja más luz

Un estudio reciente sobre la corrosión atmosférica ha ayudado a arrojar más luz acerca de cómo los contaminantes en suspensión afectan directamente a los metales en un entorno urbano industrial.

Los investigadores partieron de la tesis de que la corrosión atmosférica de los metales y sus aleaciones es muy habitual en el entorno urbano industrial debido a la alta concentración de contaminantes corrosivos en el aire. (4)

Dicho en otras palabras, la teoría de los investigadores afirmaba que la contaminación atmosférica de una gran ciudad aceleraría el proceso de corrosión y ayudaría a degradar los metales más rápido que con un nivel de contaminación menor.

Para poner a prueba esta teoría, los investigadores expusieron varias muestras de metal a un entorno urbano industrial durante 12 meses a fin de determinar el efecto de las partículas en suspensión sobre el ritmo de corrosión. En la ciudad donde se desarrollaba la prueba, eligieron una zona que presentaba un alto grado de contaminantes.

El estudio demostró que los metales se corroían a un ritmo mucho más rápido durante el invierno, cuando los niveles de contaminación llegaban al máximo. Las causas de este aumento de la contaminación eran las mayores emisiones generadas por las centrales eléctricas y las plantas de calefacción cercanas, así como las emisiones de los vehículos y las calderas de calefacción, que se usaban intensamente debido al frío.

Los contaminantes más habituales que aceleraban la corrosión eran el dióxido de azufre, el dióxido de carbono, el polvo y la humedad.

Los efectos de la corrosión

¿Qué efectos de la corrosión afectan realmente a nuestra vida diaria?

  • Vortex Energy Saver identifica algunos de los efectos de la corrosión, entre los cuales se incluyen: (5)
  • Daños en los aviones comerciales que podrían provocar problemas en pleno vuelo.
  • Daños en los conductos de petróleo, que podrían causar una rotura costosa y peligrosa que crearía un importante daño medioambiental.
  • Daños en los soportes de puentes que podrían provocar un hundimiento.
  • Liberación de contaminantes nocivos que contaminan el aire a partir de la corrosión del hierro.
  • Costes de reparación y sustitución de equipamiento doméstico estropeado.

“Sabemos que muchos sectores comerciales como el del petróleo y el gas, la construcción y la electrónica son vulnerables a los efectos de la corrosión”, dijo Trent Thiel, director de segmento de Camfil USA Molecular Filtration

. “Sin métodos de control, es probable que se produzcan fallos de equipos y estructurales que pueden tener consecuencias catastróficas. Por eso la filtración molecular es tan importante a la hora de eliminar los agentes corrosivos del aire y asegurar la integridad estructural”.

Evitar la corrosión en casa

En nuestra casa, podemos evitar la corrosión de varias formas. En primer lugar, puede tratar la superficie de todos los metales para protegerlos de los contaminantes presentes en el aire. En segundo lugar, puede galvanizar todos los productos de metal, lo que los hace muy resistentes a la corrosión. Y, por último, puede invertir en filtros de aire altamente eficientes para mejorar la calidad del aire interior y eliminar los contaminantes nocivos que contribuyen al proceso de corrosión.