Wildfire Smoke Filter Solution Guide

Si bien los incendios forestales son una ocurrencia anual en todo el mundo, destruyendo maravillas naturales y causando deforestación, también resultan en grandes cantidades de contaminantes en el aire. Con los incendios forestales teniendo un impacto duradero en la calidad del aire, aquí está un poco de visión de nuestros expertos en calidad del aire, Tobias Zimmerman y Chris Ecob.

En los últimos meses se han detectado más de 9.500 incendios forestales, que han contribuido a los 70.000 incendios experimentados por Brasil este año, más de la mitad de los cuales se produjeron en el Amazonas. Tan masiva es la llama, el humo se puede ver desde el espacio y sus efectos se sienten en toda América del Sur. Sao Paulo y muchas otras ciudades, que están ubicadas a miles de kilómetros de distancia de los incendios, fueron sumidas en la oscuridad muy probablemente debido al aire húmedo y el humo que viajan a través del continente. Además de que los incendios forestales son una catástrofe ambiental global, también resultan en hospitales llenos de personas que sufren de problemas respiratorios debido al humo.

 

La mayor amenaza para la salud del humo proviene de partículas finas. Los incendios forestales generalmente causan partículas de menos de 1 micrómetro « también conocidas como PM1 ~ que son lo suficientemente finas como para penetrar profundamente en los pulmones. Además, los productos químicos generados por estos incendios son gases de efecto invernadero (dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido nitroso (N2O)) y compuestos fotoquímicamente reactivos (por ejemplo, monóxido de carbono (CO), carbono orgánico volátil no metano (COVNM), óxidos de nitrógeno (Nox) y ozono (O3). Estos contaminantes pueden causar una serie de problemas de salud, desde ardor en los ojos y secreción nasal hasta enfermedades crónicas del corazón y los pulmones.

 

¿Cómo protegerte a tí y a tu industria durante las fechas de incendios?

Para capturar la contaminación por partículas del humo, debe utilizar además un filtro de partículas finas con una clasificación mínima de ePM1 del 60%. Los pliegues de carbono también tendrían un impacto mínimo y temporal contra las sustancias químicas enumeradas anteriormente, lo que permitiría que los olores traza y las sustancias químicas progresen en los espacios ocupados.

La mejor solución para abordar no sólo las partículas finas y los productos químicos de los incendios forestales, sino también para proporcionar a largo plazo mejorada calidad del aire interior recomendamos la siguiente configuración de filtro: utilizar un Hi-Flo ePM1 60% seguido por el Citycarb I (ePM1 70%). Esta configuración le proporcionará ePM1 85% de eficiencia de partículas del sistema de filtro total según ISO 16890 y más de 95% de eficiencia de eliminación contra el ozono y dióxido de nitrógeno según ISO 10121-2.

 

Si tienes alguna duda sobre las mediciones de la calidad del aire, contacta con tu oficina Camfil más cercana.