Discos Duros

Discos Duros

Proteja sus delicadas unidades de disco duro y obtenga la solución óptima de control de la contaminación para este componente esencial.

En la actualidad, los fabricantes de discos duros luchan en una carrera de costes y fiabilidad contra los fabricantes de discos de estado sólido. El rendimiento cada vez más alto que se espera de los ordenadores, junto con el hecho de que las secciones de grabación de los discos duros son cada vez más pequeñas, exige mayores requisitos de calidad de los discos duros.

Fuentes de contaminación de los discos duros

En las salas blancas, es fundamental controlar totalmente la contaminación para mantener el nivel de contaminantes presentes en las superficies de los discos al mínimo. Los contaminantes en forma de polvo o partículas y los contaminantes químicos son absorbidos por las superficies de los discos y los cabezales de grabación. El polvo provoca rasguños en las superficies del cabezal de grabación y del disco. Este hecho, junto con el defecto más insignificante, puede conducir a una calidad deficiente del producto y, en el peor de los casos, a la pérdida de datos.

Los contaminantes provienen de muchas fuentes, por ejemplo:

  • Empleados
  • Equipos
  • Materiales de construcción
  • Materiales de las carcasas
  • Sustancias químicas empleadas en el proceso
  • Proceso de embalaje
  • Electricidad estática
  • Aire interior y exterior

Entre los efectos conocidos de la contaminación molecular encontramos:

  • Mayor fricción estática debido a la acumulación de contaminantes en el cabezal o el disco
  • Corrosión causada por ácidos orgánicos o inorgánicos
  • Acumulación de contaminantes en el cabezal o el disco que afecta a la distancia entre ambos

Proteja sus discos duros del entorno que los rodea

Los discos duros también necesitan respirar. Por suerte, los filtros de alta eficiencia, como los HEPA y ULPA, permiten controlar las partículas y los contaminantes químicos que no se pueden eliminar con filtros normales de extracción de polvo grueso.

En todas las fábricas de discos duros se emplean avanzados entornos de sala blanca limpios de partículas con control de la contaminación molecular en suspensión (CMS) para contaminantes específicos. Con los años, Camfil ha desarrollado una base de datos de aplicaciones que puede ayudarle a cumplir los requisitos más estrictos en distintos entornos del proceso, como los procesos de fabricación, montaje de los conjuntos de cabezales, la fase posterior a la pulverización catódica y la polimerización. Mediante un completo programa analítico, Camfil puede analizar y cuantificar la contaminación (partículas y CMS) y proponer las mejores soluciones para los fabricantes de discos duros.