El gobierno sueco da un paso histórico para mejorar la calidad de vida en las viviendas gracias a una mejor ventilación y soluciones de filtrado

En su proyecto de presupuesto para 2018, el gobierno sueco introducirá medidas para mejorar el aire interior de las viviendas suecas. La base será una mayor competencia profesional. Los medios empleados serán mejoras en la ventilación y tecnologías de filtrado.

La medida presupuestaria supone prácticamente el primer intento por parte de un gobierno nacional de reconocer de forma oficial la mejora de la ventilación y la buena calidad del aire interior (CAI) como formas de proteger la salud pública. Como empresa líder en soluciones de aire limpio, Camfil aplaude esta iniciativa pionera junto con Svensk Ventilation, la asociación profesional de la industria de la climatización sueca. 
 
El gobierno propone destinar 16 millones de SEK en 2018 y 28 millones de SEK en los tres años siguientes para aumentar la concienciación acerca de la necesidad de contar con un buen aire interior en las viviendas. Otras acciones presupuestadas incluyen establecer un centro de competencia para promover viviendas más saludables y continuar una encuesta previa a nivel nacional sobe el uso de energía y los espacios interiores. 

Proyecto de Camfil en el punto de mira 

Con el fin de ver un ejemplo concreto de cómo se puede mejorar la vida urbana con la última tecnología en ventilación y filtración del aire, el ministro sueco de Vivienda y Desarrollo digital, Peter Eriksson, se reunió con representantes de Camfil y Svensk Ventilation el pasado septiembre para visitar un edificio de referencia en el centro de Estocolmo. 
 
Este bloque de pisos cuenta con un moderno sistema de tratamiento del aire centralizado con filtros de aire de Camfil para mejorar la CAI y proteger a sus residentes de la contaminación de partículas generada por el tráfico de vehículos. Se encuentra en la ajetreada calle Hornsgatan y fue parte de un proyecto piloto anterior entre profesionales de CAI de Camfil y la industria de la climatización sueca. 
 
“La instalación de climatización de Hornsgatan ha mostrado al ministro cómo los propietarios de viviendas pueden mejorar el ambiente interior de forma eficaz mediante la purificación del aire en entornos vulnerables con alto contenido de partículas. Gracias a la instalación de aire centralizado con recuperación de calor, que cuenta con unidades de tratamiento de aire equipadas con filtros de aire de clase F7 (ePM1> 60 % conforme a la nueva norma), el contenido de partículas del aire suministrado se reduce a la mitad, en comparación con el aire contaminado de la calle”, dijo Britta Permats, CEO de Svensk Ventilation. 

BENEFICIOS DE LA FILTRACIÓN PARA LA SALUD 

En muchos países, la población pasa hasta un 90 % de su tiempo en espacios interiores, respira hasta 15 kilos de aire al día y, en zonas muy contaminadas, inhala más de 25 millones de partículas con cada respiración. Estas partículas también se pueden combinar con las que están presentes en el aire interior y volverse más agresivas y perjudiciales, con lo que el aire interior puede acabar hasta 50 veces más contaminado que el exterior.  

“En las unidades de tratamiento de aire, se puede evitar una proporción significativa de estos contaminantes nocivos del aire con el filtro y el nivel de eficiencia adecuados para la materia particulada objetivo”, dijo Anders Hedström, experto en CAI de Camfil. “La instalación de Horngatan demuestra claramente que los beneficios para la salud de los residentes urbanos son tangibles y están bien documentados en la actualidad. Esperamos que los hallazgos de nuestra investigación promuevan medidas adicionales para que, tanto entre los profesionales como entre la población general, se comprenda mejor la importancia de una buena ventilación y filtración del aire en edificios residenciales, comerciales y públicos”. 
 
“Los gobiernos deben prestar más atención a las partículas ultrafinas del espectro PM1, ya que estas partículas en suspensión diminutas son las más perjudiciales para la salud; de hecho, son mucho más nocivas que las partículas PM2,5 y PM10”, añadió Anders Hedström. “Las partículas del espectro PM1 penetran en las estructuras más finas de nuestros pulmones, lo cual afecta después a órganos vitales como el corazón, el cerebro o el hígado”. 
 
Centrarse en combatir los efectos negativos de las PM1 sobre la salud conllevará la necesidad de emplear una filtración más efectiva, sobre todo en edificios de entornos urbanos con un alto grado de contaminación atmosférica. El proyecto de Hornsgatan ha demostrado que es algo factible. 
 
“Durante años, Camfil ha participado activamente en una amplia variedad de actividades destinadas a explicar la importancia de la filtración del aire en la CAI y la salud. Trabajamos codo con codo con las partes interesadas para demostrar cómo la CAI y la eficiencia energética se pueden mejorar mediante la filtración del aire efectiva. También informamos al público general sobre la contaminación atmosférica y la CAI mediante eventos por toda Europa y la campaña Take a Breath. Por eso es muy gratificante ver que el gobierno sueco es el primero del mundo en planear medidas presupuestarias para mejorar la salud pública con una mejor ventilación y filtración del aire”, dijo Anders Freyschuss, antiguo vicepresidente ejecutivo de Estandarización global y Sostenibilidad en Camfil
 
“Por ahora, una solución de ventilación similar a la de Hornsgatan es algo relativamente raro en las viviendas multifamiliares, pero esperamos que esta nueva iniciativa del gobierno sea un paso en la dirección correcta. Debemos evitar repetir los errores cometidos en los años 70 y la forma de conseguirlo es mediante conocimientos y los materiales adecuados”, prosiguió Britta Permats, CEO de Swedish Ventilation. 

“En Suecia, estamos experimentando un boom inmobiliario y hay escasez de trabajadores, de ahí que el riesgo de que aparezcan nuevos problemas de salud y aire interior sea significativo. Queremos abordar el desarrollo negativo de forma temprana y, por lo tanto, también tenemos que revisar las viviendas más antiguas con métodos sencillos como la entrada de aire a través de las ventanas”, concluye Peter Eriksson, ministro de Vivienda y Desarrollo digital de Suecia.