Escuelas y Universidades

Escuelas y Universidades

Aprenda todo lo que debe saber sobre la calidad del aire interior en centros educativos y universidades. Ayude a los alumnos a mejorar su rendimiento cognitivo, esencial para su éxito en los estudios, con una buena CAI.

Lectura, escritura, aritmética y una buena calidad del aire interior. Con los cuidados y la atención adecuados, su sistema de climatización puede ayudarle a lograr las mejores condiciones para el aprendizaje y la productividad, y ejercer un efecto positivo en los logros y el rendimiento en estas instituciones tan importantes.

Buena calidad del aire interior: una asignatura imprescindible en cualquier centro educativo

En un día normal de clase, un centro educativo puede estar ocupado por cerca de 51 millones de personas. Sin embargo, muchos de estos edificios necesitan reparaciones considerables y presentan problemas relacionados con la mala calidad del aire interior. Si no se ofrece una respuesta adecuada a estos problemas, la mala calidad del aire interior (CAI) puede dar lugar a problemas de salud a corto y largo plazo, costosos trabajos de reparación e incluso problemas de responsabilidad civil. 

Problemas para los sistemas de climatización y los ocupantes de los edificios

Las escuelas y otros centros educativos presentan desafíos únicos para los diseñadores y profesionales de la climatización. Muchos de ellos forman estructuras diversas con entornos muy diferentes, como aulas, laboratorios, talleres, polideportivos, bibliotecas, salones de actos, cafeterías o cuartos oscuros de fotografía. Los laboratorios de física y biología presentan sus propios problemas concretos a la hora de mantener una buena CAI en todo el edificio. 

El buen nivel de rendimiento cognitivo, que es fundamental para un buen aprendizaje, está relacionado con una buena CAI.  Otro factor importante es que la mayoría de los centros educativos están situados en zonas de gran densidad de población (ciudades), donde el aire puede contener una gran variedad de contaminantes procedentes de fuentes internas y externas. Los peligros a los que se enfrentan alumnos y profesores abarcan desde problemas generales de CAI hasta la exposición al humo del tráfico, a gases tóxicos o a virus mortales en los laboratorios de investigación. 

Camfil ofrece soluciones robustas y especializadas de filtración de partículas, molecular y de contención para abordar todos los problemas de calidad del aire en instituciones educativas.

Beneficios de la buena calidad del aire interior en centros educativos

  • Reduce el absentismo de los alumnos y el personal.
  • Disminuye el deterioro del edificio y mejora la eficiencia energética.
  • Reduce los requisitos de ventilación del aire exterior.
  • Evita las situaciones tensas como resultado de la mala calidad del aire interior.
  • Proporciona entornos saludables para las personas con alergias o asma.
  • Reduce los problemas de responsabilidad civil.
  • Y lo más importante, ayuda a proteger a los estudiantes: una de nuestras inversiones de futuro más importantes.