Control de contaminación molecular
Filtros de aire para gases nocivos y olores

Control Contaminación Molecular

Camfil Molecular Contamination Control (MCC) opera globalmente en Norteamérica, Europa, Oriente Medio y Asia. La división MCC ofrece soluciones de filtración molecular para procesos ligeros, aplicaciones industriales, salas blancas e instalaciones de gran tamaño en los que la calidad del aire interior es importante, tales como aeropuertos.

Probablemente haya oído hablar de compuestos como el dióxido de azufre, el ácido sulfhídrico, el dióxido de nitrógeno, el ozono, el queroseno, el formaldehído o el amoniaco. ¿Le suenan nombres como los hidrocarburos poliaromáticos, los compuestos orgánicos volátiles (COV), el benceno, los isocianatos y los siloxanos? Son solo unos pocos ejemplos de las sustancias químicas presentes en forma gaseosa en la atmósfera, ya sea en el exterior o en el interior de los edificios. Con todos ellos se necesita filtración molecular para proteger a las personas, los procesos o la maquinaria, o simplemente para eliminar los olores. De hecho, en la actualidad hay más de 130 millones de compuestos químicos registrados en el mundo, y nuestra lista de referencias y aplicaciones continúa creciendo.

OFRECEMOS SOLUCIONES EN ESTOS ÁMBITOS PRINCIPALES:

  • Control de la corrosión: protección de los sistemas de control de procesos eléctricos sensibles contra los gases ácidos en la industria petroquímica, la industria papelera, el refinado de metales, la fabricación de placas de circuitos impresos, los centros de datos y las plantas de tratamiento de aguas residuales. El control de la corrosión también es importante a la hora de proteger las piezas de museos y almacenes.
  • Microelectrónica: mejora del rendimiento en la fabricación de obleas de semiconductores, monitores de pantalla plana, unidades de disco duro y equipos. Protección contra las sustancias químicas del exterior y de procesos presentes en el aire a niveles ínfimos.
  • Calidad del aire interior: protección de las personas en el interior de edificios tales como aeropuertos, oficinas, hospitales o laboratorios.
  • Extracción de aire: protección de las personas y el medio ambiente contra los olores y toxinas emitidos en los flujos de aire de escape de las instalaciones industriales.

Además, somos líderes mundiales en filtración molecular para plantas nucleares y aplicaciones especiales que requieren cajones seguros de cambio de filtros.

PRODUCTOS VERSÁTILES, ROBUSTOS Y EFICIENTES, DISEÑADOS Y PROBADOS ESPECÍFICAMENTE

La gama de productos de control de la corrosión está complementada por una amplia variedad de filtros, herramientas de venta y servicios en el sitio. Somos unos de los principales fabricantes de adsorbentes de alúmina activada con certificado UL (CamPure™), así como de módulos plásticos (CamCarb™), carcasas para filtros y adsorbentes (PSSA, VDBs) o servicios de análisis (probetas para controlar la corrosión, monitores online ISA Check, pruebas de destrucción de material filtrante).

Durante los últimos 20 años, hemos revolucionado el control de la contaminación molecular en instalaciones de microelectrónica con el lanzamiento de GigaPleat™, el producto más limpio del mercado diseñado para aplicaciones de sala blanca que no toleran emisiones de partículas de carbón activado ni desgasificación. GigaPleat está disponible con una amplia gama de materiales adsorbentes, como resinas de intercambio iónico o carbón activado, adaptados a las diferentes sustancias químicas observadas en instalaciones de microelectrónica, tales como ácidos, bases, condensables, oxidantes, COV, agentes impurificadores y compuestos refractarios.

En el ámbito de la extracción se suelen emplear productos de alto rendimiento, como la gama de productos de lecho profundo (ProCarb) para grandes cargas o requisitos muy estrictos de eficiencia de extracción, así como para aplicaciones de contención (ActiCarb). Por último, nuestra versátil línea de productos también incluye filtros de combinación para unidades de tratamiento de aire con espacio limitado para controlar tanto materia particulada como químicos gaseosos en una única etapa de filtro (CityCarb).

Todos estos productos se han diseñado y probado de forma específica con las sustancias químicas relevantes en cada aplicación. Nuestros exclusivos bancos de pruebas moleculares conforme a la ISO 10121 para tamaños de filtro completos, así como nuestro software de diseño y cálculo de la vida útil, han sido testigos de nuestros 55 años de experiencia en este campo y ayudan a asegurar el tamaño adecuado y unos resultados garantizados.