Consejos sobre la recogida de polvo para mantener los alimentos sin alérgenos a salvo de la contaminación cruzada

La mejor forma de evitar que las partículas procedentes de los alimentos se depositen sobre las superficies y los equipos, donde pueden provocar contaminación cruzada, es capturarlas en su origen. Este documento técnico explica cómo se utilizan los colectores de polvo industriales de alta eficiencia como control de ingeniería demostrado para filtrar los alérgenos acarreados por el polvo y reducir significativamente el riesgo de contaminación cruzada.

Si elabora alimentos sin gluten o sin alérgenos, es absolutamente esencial mantener cualquier vestigio de estos contaminantes lejos de sus productos. Hay mucho en juego... su responsabilidad para con los consumidores, su reputación y el éxito de su negocio. Según Food Allergy Research & Education (FARE), hay hasta 15 millones de estadounidenses que tienen alguna alergia alimentaria y, cada año, más de 200.000 necesitan atención médica urgente por reacciones alérgicas potencialmente mortales a algún alimento. Otro factor importante que ha contribuido a la tendencia de los alimentos "sin" es el crecimiento del mercado sin gluten. Cada vez más consumidores deciden no consumir productos que contienen gluten por motivos médicos, por cuestiones de salud o por simple preferencia. Y, además del gluten, a los consumidores actuales les preocupa saber qué contiene lo que comen, de dónde procede y cómo se produce.

El peligro es la contaminación cruzada: cuando los alimentos "sin" o un producto alimenticio se ve expuesto a un ingrediente o alimento que contiene un contaminante o material de un producto que no es "sin". Evitar la contaminación cruzada de sus productos "sin" puede suponer un reto si elabora estos productos en una planta en la que también se elaboran productos no aptos para alérgicos o que contienen gluten. Sus alimentos no pueden ser completamente "sin" a menos que sus instalaciones y sus equipos de procesado también lo sean. Eso incluye la calidad del aire en sus instalaciones, que pueden contener polvo de partículas alimenticias presentes en el aire. 

Para seguir leyendo, descargue el informe completo a continuación.