Manteniendo la información más que limpia

Los filtros de aire en los centros de datos ofrecen una gran cantidad de beneficios comerciales en una amplia gama de aplicaciones diferentes, pero uno de sus usos más impresionantes es en los centros de datos. Aumentan la eficacia energética y reducen las facturas energéticas proporcionando un ambiente de trabajo saludable.

Las estadísticas muestran que los filtros de aire pueden ayudar a reducir los costEs ENERGÉTICOS en dos quintos. con llama retardada mejoran la resistencia al fuego.

Los ordenadores de misión crítica en los centros de datos y la refrigeración necesaria para mantenerlas funcionando consumen mucha energía. Por ejemplo, se ha estimado que los centros de datos consumen el 2% de toda la electricidad utilizada en los Estados Unidos.

En un intento por reducir el enorme coste asociado al funcionamiento de estas instalaciones, en lugares con un clima fresco, los propietarios recurrieron a la refrigeración por aire libre. Pero el aire entrante debe purificarse primero para proteger el equipo. De hecho, los clientes del centro de datos confían en la filtración de aire para mantener el flujo de aire limpio y el flujo seguro de datos. 

Los contaminantes particulados y gaseosos representan una seria amenaza para esta seguridad. Pueden provenir de una variedad de lugares, incluidas fuentes interiores, personas que entran y salen del edificio, y de sistemas de ventilación al aire libre. Estos contaminantes pueden ocasionar tiempo de inactividad del equipo, fallos en el equipo y en el peor de los casos, pérdida total de datos.

Los contaminantes particulados y gaseosos pueden provocar tiempos de inactividad del equipo, fallos o, en el peor de los casos, la pérdida completa de datos.
¿LAS RAZONES?

Los centros de datos pueden estar expuestos a altos niveles de corrosión por partículas o contaminación de gases moleculares con placas de circuito impreso y conductores más susceptibles a daños. Otros riesgos incluyen la obstrucción del flujo de aire de enfriamiento y la deformación de las superficies, el fallo del equipo con el riesgo de incendio asociado.

Los filtros ayudan a proporcionar un ambiente interior sano y seguro, libre de contaminantes nocivos en el aire. Pero cuidado con el tipo de unidad de refrigeración o de tratamiento de aire (AHU) que se instala. Cuando se considera la cantidad de filtros necesarios en un sistema, la eficacia garantizada y el coste total de propiedad (TCO) son factores críticos para determinar qué filtro es el adecuado. 

Además de operar con mayor eficiencia energética, los filtros de pérdida de carga baja, como los suministrados por Camfil, permiten reducir las AHU y los ventiladores, ahorrando en costes operativos y costes de capital en la instalación inicial.