Ahorrar en el Coste Total de Propiedad (TCO) es la clave para el desarrollo sostenible

La innovación y un fuerte enfoque en I+D son pilares para las empresas exitosas, y Camfil no es ninguna excepción. La concienciación sobre nuestro impacto ambiental sigue siendo un aspecto clave en todas las actividades de desarrollo e innovación de nuestros productos.

Desde la perspectiva del cliente, los dos principales valores añadidos resultantes del desarrollo sostenible del producto son (1) un menor Coste Total de Propiedad (TCO) y (2) el suministro de aire limpio

¿Qué es el Coste Total de Propiedad (TCO)? 

A lo largo de la vida del filtro, el coste se suele dividir de la siguiente manera:
70% relacionado con el coste energético,
15% al coste de compra o adquisición, 
13% coste de reemplazo del filtro y 2% coste del reciclaje.

Por lo tanto, es una parte natural de nuestro trabajo centrar gran parte de nuestros esfuerzos en minimizar el consumo energético, así como simplificar el esfuerzo para reciclar o reutilizar nuestros productos.

Siempre abordamos cada nuevo producto o mejora desde dos perspectivas: la perspectiva del cliente y la perspectiva del ciclo de vida del producto.

La perspectiva del ciclo de vida del producto es especialmente útil cuando se intenta identificar el potencial para reducir el impacto ambiental del mismo. Al principio, en la fase de desarrollo de la vida útil del producto evaluamos la elección de materias primas, métodos de fabricación de estos materiales y efectos del transporte y la logística. En la fase de fabricación, también evaluamos nuestros procesos internos en términos de uso de la energía, las materias primas complementarias, la ergonomía, el entorno de trabajo y el tratamiento interno de residuos y reciclaje.

Posteriormente, analizamos la ubicación óptima para la producción y el modo de transportar el producto hasta los clientes y almacenes locales. En la fase de uso, la mayor parte del esfuerzo se debe a minimizar el consumo total de energía y a garantizar la salud y la seguridad del personal de mantenimiento que a menudo trabaja con filtros de aire contaminados usados. Por último,
al final de la vida del filtro, realizamos esfuerzos para minimizar los residuos, siempre que sea posible, asegurando que éstos puedan separarse fácilmente en fracciones reciclables o reutilizables.

Para garantizar que optimizamos nuestras elecciones medioambientales y mantenemos una visión holística de la sostenibilidad durante el desarrollo del producto, utilizamos herramientas de simulación de Análisis del Ciclo de Vida (LCA) de última generación. Las herramientas de modelado traducen el impacto ambiental de nuestras elecciones en una unidad común, equivalentes de CO2. 

Esto es altamente efectivo para juzgar cuál es el impacto de, por ejemplo, una cierta elección de nuevas medias filtrantes en el impacto ambiental general del producto. El uso del Software LCA de Camfil permite realizar unos cálculos más rápidos, precisos y completos del impacto ambiental de nuestras operaciones.

 

 AYUDANDO A DESARROLLAR ESTÁNDARES DE LA INDUSTRIA

Camfil participa activamente en los comités de normas para garantizar que se logre un buen equilibrio entre la eficacia de filtración y la eficiencia energética en los sistemas de ventilación general. Las normas de la industria y las regulaciones gubernamentales preservan este equilibrio y ayudan a impulsar el desarrollo de soluciones innovadoras que al mismo tiempo aumenten ambos elementos con el fin de salvaguardar la salud de las personas y ahorrar energía.