Calidad del aire interior (CAI)

La calidad del aire interior hace referencia al contenido de aerosoles y gases, la temperatura y la humedad del aire presente en el interior de una estructura. En el caso de los edificios habitados por personas, la calidad del aire se determina según su capacidad de preservar la salud y el bienestar de sus ocupantes. Si hablamos de procesos de fabricación, la calidad del aire viene determinada por la capacidad de producir de forma rentable productos de alta calidad dentro de la estructura.

El factor más importante que determina la calidad del aire interior es la pureza del aire. La contaminación del aire consiste en partículas, gases y vapores que pueden reducir el bienestar y la salud de las personas, así como reducir el rendimiento y la eficiencia de los procesos de producción.

EL ESTILO DE VIDA QUE LLEVAMOS AUMENTA NUESTRA EXPOSICIÓN A LA CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA

La contaminación del aire exterior penetra en los edificios. Sin una ventilación adecuada, se acumula y puede incluso reaccionar con otros contaminantes del aire interior.

La contaminación del aire interior está formada por contaminantes del aire exterior (como partículas y gases procedentes de la calefacción o del tráfico que se introducen en los edificios), así como emisiones químicas de materiales de construcción, productos de bricolaje, productos de limpieza, ambientadores, partículas de combustión generadas por calefactores, cocinas y velas, alérgenos procedentes de mascotas, emisiones de aparatos eléctricos y electrónicos...

  • Pasamos casi el 90 % de nuestras vidas en espacios interiores. (1)
  • El aire interior puede estar hasta 50 veces más contaminado que el exterior. (1)

¿Cómo es el aire de nuestro entorno diario?

  • Una gran parte de la población vive y trabaja en áreas en las que la proporción de partículas supera las directrices de la OMS.
  • Barcelona (27 μg/m3/año), Viena (21,6), Bruselas (19), París (16,4), Londres (13,1), Estocolmo (9,4)
  • Ingerimos 1 kg de alimentos al día.
  • Bebemos 2 litros de líquido al día.
  • ¡Respiramos 25 kg de aire al día!
Referencias:
(1) Unión Europea. Informe ECA n°23: Ventilación, buena calidad del aire interior y uso racional de la energía